Educación de calidad

ODS: Educación de calidad

Educación de calidad

La agenda 2030 es un plan de acción a nivel mundial que busca favorecer al mundo entero para fortalecer la paz y libertad mundial. Cuenta con 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), entre ellos la educación de calidad.

Educación de calidad

Este plan de acción intenta erradicar problemas que se han ido creando y se han arrastrando a lo largo de la historia, no solo de México, del mundo entero. Intenta buscarle solución a problemas tan grandes como la desigualdad en la educación y hacer que la matrícula de las escuelas formales aumente y se mantengan de manera constante -por mencionar solo dos de los objetivos de la agenda-. 

Lo llamativo de los objetivos planteados para el Objetivo Sostenible: Educación de Calidad es la visión que tienen , no solo es buscar educación para todos, es tener educación y así erradicar otros problemas mundiales.

“La educación es la clave para poder alcanzar otros muchos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Cuando las personas pueden acceder a una educación de calidad, pueden escapar del ciclo de la pobreza.”

Fuente

Existen organizaciones como la Unicef, UNESCO que su objetivo es avanzar y mejorar los niveles de calidad de la educación-entre otras cosas-, también existen programas como la prueba Enlace, PISA que ayudan a medir y evaluar, pero falta la pieza más importe, la conciencia social.

Para alcanzar una buena educación de calidad falta nuestra parte

La sociedad mexicana se rige por valores que, dentro de sus desventajas se encuentra la  permanente zona de confort, que se puede sintetizar al conformismo, con esto logramos que muchas  áreas de oportunidad para la sociedad sean desplazadas por sucesos como el alto grado de  deudores en las alcaldías y el nivel de delincuencia, esto gracias a la decisión de no hacer conciencia de lo que ocasiona en un futuro de mediano a largo plazo.

Informarnos, investigar e impulsar a estos objetivos nos toca a nosotros como sociedad.


Para más información del tema visita México Informa

Educación de calidad
Educación de calidad

1 comentario en «ODS: Educación de calidad»

  1. Ulrich Beck (2001) hablaba de la sociedad de riesgo, y afirmaba que mientras más avanzaba la técnica, la tecnología, la urbanización y la industrialización de la sociedad aumentan los niveles de riesgo a los que se expone el ser humano hasta llegar, quizá, a niveles preocupantes para su propia existencia. También mencionaba sobre los requerimientos que estas condiciones de riesgo imponían al hombre, buscar colaborativamente eliminar o minimizar al máximo esos niveles de contingencias y entonces favorecer a mejores condiciones de vida en equilibrio a las transformaciones de la propia modernidad.
    Es en la Comisión Mundial para el Medio Ambiente y el Desarrollo, establecida por las Naciones Unidas en 1983, cuando se define como desarrollo sustentable el «desarrollo que satisface las necesidades del presente sin comprometer las capacidades que tienen las futuras generaciones para satisfacer sus propias necesidades». Y para El 25 de septiembre de 2015, los líderes mundiales adoptaron un conjunto de objetivos globales para erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para todos como parte de una nueva agenda de desarrollo sostenible. Cada objetivo tiene metas específicas que deben alcanzarse en los próximos 15 años. (ONU;2020)
    El desarrollo sostenible nace entonces de la necesidad, de hacer un uso cada vez más racional, de los recursos existentes en nuestro planeta, en conjunción, con una distribución más equitativa de la riqueza social, así como el evitar que la acción del hombre, deteriore el medio ambiente (hasta niveles irreversibles), o que comprometan la existencia de las generaciones futuras. (Ospina, 2010)
    El desarrollo sustentable es un proyecto global de transformación integral que involucra y exige a los distintos actores de la sociedad compromisos y responsabilidades en la aplicación de un modelo económico, político, ambiental y social, así como en los patrones culturales y de consumo que determinan mejores condiciones en la calidad de vida. Implica pasar de un desarrollo pensado en términos cuantitativos, quizá pensando en las crisis más recientes del propio capitalismo y sus modelos económicos, – basado en el crecimiento económico – a uno de tipo cualitativo, donde se establecen estrechas vinculaciones entre aspectos económicos, sociales y ambientales, en un renovado marco institucional democrático y participativo, “capaz de aprovechar las oportunidades que supone avanzar simultáneamente en estos tres ámbitos, sin que el avance de uno signifique ir en desmedro de otro”. (Alcántara, 2014. Pág. 2)
    El desarrollo sostenible, conlleva al crecimiento económico lo que se traduce en bienestar financiero y estabilidad económica, tanto a nivel de las empresas como de los hogares. La sostenibilidad ambiental, la cual, comprende aquellas acciones humanas, que mantienen la capacidad de los ecosistemas, para producir el rango de bienes y servicios de los cuales dependen todas las formas de vida. La sostenibilidad social, la cual, se relaciona con el desarrollo, que conduce a un mayor acceso e igualdad social, al respeto por los derechos humanos, y a mejoras en materia de salud, educación, oportunidades y otros aspectos no monetarios del bienestar.
    Para lograr el desarrollo sostenido y crecimiento económico, el PNUD propone una estrategia que debe cumplir con los siguientes requerimientos mínimos:

    1. Eliminación de la pobreza.
    2. distribución más equitativa de los recursos.
    3. Personas más saludables, instruidas y capacitadas.
    4. Gobiernos descentralizados y más participativos.
    5. sistema de comercio más equitativos y abiertos.
    6. Mejor comprensión de la diversidad de ecosistemas y mejor monitoreo del impacto ambiental producido por las actividades del desarrollo.
    Para alcanzar el desarrollo armónico y equilibrado de la sociedad es necesario que el ser humano alcance un desarrollo integral a través de la educación cuyo acceso en la actualidad inclusive es gratuito, una forma en la que ha contribuido el gobierno para que todas las poblaciones tengan la posibilidad de formarse, aunque persiste la desigualdad en el acceso en diferentes regiones del país y del mundo. (Ospina, 2010)
    La educación asegura opciones de movilidad y progreso, permite que las personas sean productivas laboralmente, logrando de esta forma satisfacer sus necesidades primarias y secundarias, procurando maximizar las oportunidades de acceso a un mejor nivel de bienestar y un buen desempeño personal y profesional con su entorno.
    En este sentido, el abordaje de la educación para el desarrollo sostenible plantea en el inmediato y mediano plazo, la implementación y ejecución de quehaceres conducentes a generar una nueva cultura ambiental, en la que los argumentos de conciencia ciudadana signifiquen una verdadera herramienta camino a minimizar tal problemática ambiental y a posibilitar un nuevo enfoque en el cual este mismo tema sea considerado un potencial de desarrollo social para un ambiente más humano. En consecuencia, se hace necesario proponer estrategias que redunden en cambios de actitud de la comunidad frente a este bien común, buscando el patrimonio ambiental para ésta y las otras generaciones.

    Así las cosas, son las Instituciones Educativas las llamadas a implementar sus proyectos PRAE e incluirlos en sus PEI (Proyecto Educativo Institucional) y desde luego materializarlos (Ramírez, 2019).

    Por lo tanto, los PRAE concebidos con misión formadora desde una concepción de desarrollo sostenible y aprovechamiento de los recursos, pero sin llegar a agotarlos, respetando la diversidad y la autonomía procurando evidenciar respeto por el entorno, solo así aseguramos a las futuras generaciones el goce y el disfrute de un ambiente armónico, por lo tanto, le corresponde a la escuela implementar proyectos de educación ambiental que conlleven a la reflexión y a la participación activa de la comunidad, además, apoyándose en las diversas autoridades ambientales que existan en su entorno inmediato. (Ramírez, 2019)

    Entonces, es la escuela el perfecto escenario para analizar la problemática ambiental para sacar el conocimiento científico de las aulas y llevarlo al contexto para hacer investigación, ello nos aporta diagnósticos reales donde sean los estudiantes quienes hacen consciente el impacto que se ha generado en el ambiente. Cabe también decir que, los PRAE marchan en los planes de mejoramiento porque educan ciudadanos críticos, reflexivos y responsable de sus acciones como ciudadanos planetarios, entendiendo que la sociedad de consumo en la que interactuamos nos bombardea a cada segundo con nuevos productos que en muchas ocasiones contribuyen al deterioro ambiental. (Loaiza, 2014)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.