El Trabajo Infantil y sus Peores Formas

Noticias generales

Se estima que en México, 3.2 millones de niñas y niños de 5 a 17 años trabajan en actividades económicas no permitidas o en quehaceres domésticos en condiciones no adecuadas haciendo más complicado el trabajo infantil.

Esta situación se genera principalmente por la necesidad de mayores ingresos en los hogares y porque niñas y niños tienen que pagar sus propios gastos, incluyendo su educación1.  

La crisis económica derivada de la pandemia por Covid-19 puede incrementar y agravar el problema del trabajo infantil. De acuerdo con la ETOE2, entre marzo y abril de 2020, 12.6 millones de personas disponibles para trabajar perdieron su empleo, renunciaron o cerraron su negocio, a lo que se suman las pérdidas de ingresos que ha tenido la población que labora en el sector informal desde que inició la cuarentena. 

Trabajo Infantil

Si no se toman las medidas de política pública necesarias, la reducción en los ingresos de las familias y la pérdida de empleos tendrán un impacto en el trabajo infantil, ya que, para complementar los ingresos en sus hogares, las niñas y niños tendrán que trabajar, y ante una economía en crisis, existe mayor riesgo de que sean reclutados e incorporados en actividades del crimen organizado u otras actividades ilegales como la trata y la explotación sexual.

Con base en un estudio realizado ante la crisis económica de 2008, las niñas, niños y adolescentes son más vulnerables a la trata de personas en situaciones en las que la pobreza y el desempleo aumentan3.

La creación y divulgación de pornografía infantil ha registrado un crecimiento del 73 por ciento durante el confinamiento4, mostrando el riesgo latente al que se enfrentan niñas, niños y adolescentes fuera y dentro del hogar, así como la normalización en el consumo de este tipo de materiales.

El ingreso que genera la industria, y la aceptación de la sociedad, convierte esta actividad en un negocio que afecta directamente a la niñez y adolescencia mexicana.


Las organizaciones de la sociedad civil abajo firmantes, preocupadas por los derechos a la vida, la salud, la integridad y el desarrollo de las niñas, niños y adolescentes que trabajan o están en riesgo de las peores formas de trabajo infantil, hacemos un llamado al gobierno federal, a los estatales y municipales, a que activen todos los mecanismos de protección necesarios para prevenir y erradicar el trabajo infantil y sus peores formas.  

México informa.

Trabajo infantil en México.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.