Muros de la ciudad de perdida de Luxor

Se encuentra en Egipto la ciudad perdida de Luxor

Sociales Vespertino
Compartir:

Se encuentra en Egipto la ciudad perdida de Luxor, ya que se trata del mayor asentamiento industrial del Imperio Egipcio.

Ciudad perdida en Egipto

Los expertos, han detallado que los restos, cerca de la monumental Luxor, se encuentran en un buen estado de conservación y que se trata de «la mayor ciudad jamás encontrada en Egipto», estos con mas de 3000 años de antiguedad, y lo que mas deja a todos en ‘shock’ es que tambien pudieron darse cuenta que esta ciudad se situa historicamente en el mismo periodo de Tuntankamon cuando la dinastía XVIII brillaba como el sol en Egipto.

Entre las estructuras que ya se han podido identificar, se encuentra un área de trabajo con moldes para la producción de amuletos y objetos decorativos. De momento solo se sabe que se trata de la ciudad llamada «El ascenso de Atón», según detalla el comunicado oficial del Ministerio de Antigüedades. «Las capas arqueológicas han permanecido intactas durante miles de años, como si sus antiguos residentes las hubieran dejado ayer mismo», prosigue.

La ciudad perdida de Egipto se encuentra en buenas condiciones

Los muros de la ciudad están casi completos, de casi tres metros de alto y en forma de «zigzag, con un único punto de acceso», lo que hace pensar a los arqueólogos que tenía una función defensiva. «Las calles de la están flanqueadas por casas», ha asegurado el famoso arqueólogo Zahi Hawas, que está al frente de la misión responsable del hallazgo. Además, se han encontrado muchos objetos de la vida cotidiana que han permitido datar la ciudad. Entre las estructuras que ya se han podido identificar, se encuentra un área de trabajo con moldes para la producción de amuletos y objetos decorativos. También se ha encontrado una zona que se dedicaba a la fabricación de ladrillos usados en la construcción de templos y que llevan el sello con el nombre el faraón Amenhotep III.

Para mas información: https://mexicoinforma.com/

Fuente: Lavanguardia

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *