Comercio ambulante se desborda

Vendedores ambulantes aprovechan reapertura

Sociales
Compartir:

Teniendo acceso y la puerta abierta en unos casos y cortinas medio abiertas se colocaron cintas en los ingresos en otros, negocios de todo tipo ubicados en el Centro Histórico reestablecieron actividades de manera parcial en espera de salir adelante y no continuar con el recorte de personal. En cuestión sobre los vendedores ambulantes se salió de control y mucha gente aprovechó para escapar del encierro que hemos tenido.

Se desborda el comercio ambulante
Se desborda el comercio ambulante en Centro Histórico.

Desde las 11 horas del día 19 de enero del presente año, se pudo observar una larga fila para ingresar al Centro Joyero de Palma 30 a recoger o comprar mercancía, mientras que los demás establecimientos de ropa, zapaterías y tiendas de trajes ubicados en el centro financiero estaban completamente muertos. La perspectiva de los encargados y trabajadores era que «la gente librara los obstáculos que impiden el acceso vehicular y peatonal, son pocas las calles por donde se puede caminar sin ningún problema, y eso la espanta, pero esperamos salir poco a poco adelante”.

A mitad del reinicio parcial de actividades de negocios esenciales, otros más aprovecharon para abrir sus locales, frente a las vallas metálicas u hojas de acero en calles que confluyen al Zócalo, que “se ha convertido en la zona cero”, remarcaron los entrevistados. Dichos “impedimentos”, que se mantuvieron sobre Eje Central, Bolívar, Isabel La Católica, Palma, Plaza de la Constitución y Correo Mayor, además de causar todo un caos vehicular no impidieron que los vendedores ambulantes se desbordaran en los entronques de Venustiano Carranza con Las Cruces y Jesús María.

La desesperación de los vendedores ambulantes no guardo su sana distancia

En la calle Academia, policías ubicaron una valla metálica y conforme las personas salían de esos negocios, permitían el ingreso de otras, lo que generó una gran concentración de compradores que, desesperados por poder entrar, no guardaron la sana distancia. Los trabajadores y encargados de negocios atendieron la solicitud de mercancía en la entrada del negocio no permitieron el acceso a nadie, para evitar multas o clausuras, lo cual se pudo notar también en tiendas de electrónica.

Debido a que gran parte de los negocios no abrieron sus puertas, la gente se descontrolo y aprovechó esta reapertura parcial para darse un pequeño paseo o salir del encierro, aunque los cierres de calles “nos generaron muchos problemas, pero no hay prisa”, dijeron. Comerciantes se quejaron que “las autoridades nos pongan tantas trabas para reabrir y estemos cumpliendo, mientras los ambulantes se van por la libre, toman las calles, afectan los negocios y nadie les hace nada”.

Fuente: LA JORNADA

No olvides visitarnos en Mexico Informa

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *